ELPUEBLODEJOSECPAZ

ELPUEBLODEJOSECPAZ
CIMBARPRODUCCIONES

martes, 14 de marzo de 2017

SIGUE LA CAUSA DE EX DIRIGENTES.

CUANDO SE ACABA EL AMOR, Y LA COBERTURA.

FAMOSA LA FRASE DEL EX PRESIDENTE D"LARUA, Se va acabar la Fiesta de unos POCOS..y sus consecuencias..para el PAIS. Hoy COMODORO PY es cita forzosa para algunos famosos..que escudados en la FRASE: EN ARGENTINA..todo se arregla con guita..y sólo los ladrones de gallinas. Son condenados.

Uno de los condenados a cadena perpetua por los tres homicidios de General Rodríguez, Martín Lanatta, primero declaró en el juicio oral de esa causa que Fernández no tenía nada que ver con esa trama. Tras años en prisión, cambió sus dichos y declaró ante Jorge Lanata en televisión primero, y después ante la Justicia, que su jefe en una red de tráfico de drogas y armas había sido Fernández: dijo que lo apodaban “La Morsa”. Y le dio detalles de todo tipo a la jueza de la causa, María Servini de Cubría.
Lanatta, su hermano Cristian y Víctor Schillaci, los otros condenados por ser los asesinos del triple crimen, también dan a entender que fue Fernández el jefe de la organización de la efedrina. Fernández niega haberlos conocido. El ex jefe de Gabinete se enoja, y mucho, con quienes lo vinculan a ese caso.
Él mismo, sin embargo, admitía que entró en una disputa con un ex titular del SEDRONAR, el organismo que lucha contra el narcotráfico, llamado Ramón Granero. ¿Por qué? Por la efedrina. Fernández envió una carta a todos los diputados y senadores cuando en el Congreso se trataba la penalización del tráfico de precursores químicos. Fernández les pidió que no voten esa ley.
Siendo funcionario, Aníbal Fernández manejó políticamente el Registro Nacional de Armas (RENAR), que controlaba, entre otras cosas, la importación de pólvora. En un allanamiento a la casa de Pérez Corradi se encontraron 200 mails en los que se negociaba la compra de efedrina a empresas orientales: los correos explicitaban que quien los enviaba (Jorge Ochoa, un changarín) pedía que sus cargamentos lleguen al país como si fuera pólvora.
Una de las principales denunciantes de Fernández, la legisladora Graciela Ocaña, dijo ayer que “Pérez Corradi puede implicar a figuras como ‘La Morsa’ u otros funcionarios de Cristina” involucrados en esta causa: “Es muy importante su declaración ya que puede apuntar a las cabezas políticas que protegieron y ampararon la venta de droga por más de US$ 500 millones”.
Entre mayo y julio de 2008, Aníbal Fernández tenía a su nombre una línea telefónica de la empresa Nextel número 1154292479. La factura de pago llegaba a uno de sus casas de Quilmes: Solís 339. Según determinó la Justicia, ese celular intercambió 25 llamados con otro Nextel que usaba uno de sus funcionarios más leales, Alejandro Giacristóforo, quien por entonces trabajaba en el Registro Nacional de Armas (Renar): el número era 1160935122. Uno de los autores materiales del triple crimen de General Rodríguez, Martín Lanatta, mantuvo 665 llamados con ese teléfono, reveló Perfil.
El mundo es del que tiene información. Pérez Corradi la tiene.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario